lunes, 2 de abril de 2007

RETOS QUE EL PROGRAMA HUASCARAN IMPONE A LOS MAESTROS DEL PERU



Una de las decisiones más acertadas del gobierno del Dr. Alejandro Toledo es la creación del Programa Huascarán, porque con ella la educación peruana se incorpora en el uso de las tecnologías de punta de la información y comunicación y nos pone a la par de otros países desarrollados en este aspecto. El desarrollo grandioso de la ciencia y la tecnología de estos últimos tiempos obligaba al gobierno toledista a tomar decisiones importantes como la que se tomó al crear este programa.

Al margen de las críticas que realizan periodistas o políticos sobre este programa, a nosotros, los maestros, nos interesa analizar aquí los retos que tienen los docentes peruanos en un país donde las escuelas estarán implementadas completamente con el Programa Huascarán.

Primero, veamos la Visión del Programa Huascarán al 2010:

“La comunidad educativa peruana tiene pleno acceso a las TIC´s, las usa intensamente y las incorpora gradualmente en su actividad cotidiana, para potenciar las capacidades de socialización del conocimiento, creatividad e innovación y participar en el desarrollo global de la sociedad del conocimiento, en igualdad de condiciones”

Esta visión es el futuro del Programa Huascarán cuando se encuentre integrada completamente como un programa permanente del sistema educativo peruano, según publicación que se realiza en su portal.

Si se realiza dicha visión, ¿cómo nos imaginamos la escuela en el año 2010?. En una publicación de la revista “Discovery” sobre proyecciones científicas y tecnológicas, en dicho año las computadoras serán tan pequeñas como los pendientes que lleva una dama, no utilizarán cables para suministrarse de energía o intercambiar información, será prácticamente innecesario el teclado porque la voz lo reemplazará, las imágenes virtuales en tercera dimensión estarán mucho más desarrollados. O, ¿acaso todavía nos imaginamos que estaremos utilizando computadoras que ocupen buena parte de nuestros escritores?, o ¿creemos todavía que nuestras actuales salas de cómputo continuarán de la misma forma? Si, ya en la actualidad estamos viendo con furor a los IPOD, pequeñas computadoras básicas, del tamaño de la palma de una mano, entonces, cómo serán dentro de cinco años más.

En nuestra imaginación, hemos soñado que cada aula de nuestros centros educativos esté dotada de toda la infraestructura tecnológica, algo como que cada aula se convierta en un Aula Huascarán. Pero no nos hemos imaginado que también la ciencia y tecnología se desarrollan aceleradamente, que las computadoras se hacen más veloces, más potentes y más pequeñas, y, sobre todo, podrán ser manejadas fácilmente, y, además, toda la sociedad la sociedad se organizará alrededor de la informática. Habrá más familias que puedan adquirir computadoras conectadas a la red de redes, pues será una necesidad básica. Con estos cambios, ¿la escuela será la misma?, ¿la educación será la misma? Un aula virtual del futuro ya no contará con grandes computadoras costosas, por el contrario se parecerá a una aula vacía, apenas con muebles suficientes para la comunidad de maestros y alumnos.

El aula virtual será un aula inteligente, preparado con chips diminutos prestos a recibir órdenes del maestro y de los alumnos. Las paredes, el techo, el piso serán partes que contribuirán con la construcción de las imágenes virtuales en tercera dimensión para observar hechos, escenarios, personas, mapas, construcciones imaginarias, etc., etc.

El alumno tendrá la facultad de asistir al aula virtual de forma presencial o a distancia, podrá estar presente al lado del maestro o participar desde su casa o desde cualquier parte del mundo. Los alumnos podrán interactuar y construir proyectos con alumnos de otras culturas y nacionalidades del Perú y del mundo, lo mismo que un profesor o varios profesores pueden ser vistos y oídos por alumnos en distintas partes del mundo.

Los maestros tampoco serán ya exclusivamente las fuentes del conocimiento, ni los libros, ni la internet, sino también las demás personas, con distintas profesiones y experiencias, las instituciones públicas y privadas. Un día, en vez que el maestro explique qué son el poder ejecutivo, judicial y legislativo, el mismo Presidente de la República, un congresista o un juez estarán virtualmente en el aula explicando sobre los Poderes del Estado o verán a los protagonistas en acción.

Un tema de geografía: “Huascarán, el pico más elevado del Perú”, podrá ser explicado a través ya no de una fotografía sino de una reproducción virtual en tres dimensiones o en una pantalla panorámica en la pared del aula. O, un andinista podrá explicar a los alumnos desde el mismo sitio. Un recorrido por la ciudad de Paris, lo haremos con la realidad virtual sin movernos del aula. El conocimiento a disposición de todos.

Si alguna escuela del mundo quiere que los alumnos del Perú le expliquen temas del país, bastará la combinación de la teleconferencia con realidades virtuales que los alumnos y docentes puedan preparar.

Si esto es una aproximación a una realidad del futuro en el año 2010, ¿cómo será el año 2021, Año del Bicentenario de la República del Perú?, ¿estamos preparándonos para dicho futuro?, ¿qué estamos haciendo los maestros para enfrentar una realidad de ese tipo?, ¿qué hacen las facultades de educación y los institutos pedagógicos para un mundo, no solo tecnologizado, sino también exigente en el campo del conocimiento?, ¿nos hemos puesto a reflexionar que dicha realidad será posible al término de los estudios de los ingresantes 2007 de las universidades e institutos?

Nuestra imaginación no se aproxima en mucho a lo que será la realidad a partir del año 2010, seguramente lo sobrepasará, por eso mismo es que para estar a la altura de los tiempos, los cambios en la formación de docentes deben acelerarse ahora, los docentes jóvenes deberán prepararse aún más. Los planes de estudio de las universidades e institutos deberán renovarse o morir. Como ya está sucediendo en estos momentos al observar que los resultados de los exámenes de admisión a los pedagógicos nos muestran que sólo el 3.5% de postulantes lograron ingresar con la nota mínima de 14.


El segundo punto son los Planes de Estudios de la Facultades y Pedagógicos que deberán estar ajustándose periódicamente a las realidades cambiantes, a las nuevas exigencias. En ese sentido, el perfil de los nuevos maestros al 2010 tendría que tener las siguientes características:

- No solo estar preparados para la docencia en aula sino también para la docencia a distancia.
- Tener una visión global e integradora, al mismo tiempo que la especializada.
- Saber trabajar individualmente, al mismo tiempo que trabajar en equipo.
- Dominar la metodología de enseñanza-aprendizaje en aula y también a distancia.
- Conocer obligatoriamente idiomas extranjeros para el intercambio de información y para entablar relaciones armoniosas.
- Conocer obligatoriamente los entornos tecnológicos que le permita usarlos fácilmente sin que le sea un obstáculo.
- Ser un investigador nato para conducir por esa vía a los alumnos.
- Ser creador de nuevos programas informáticos educativos.
- Tener capacidad de transformar la escuela en una fuente de nuevos conocimientos.
- Tener una fuerte autoestima, identidad local, regional y nacional, porque ello le permitirá investigar su realidad y presentarla al mundo para participar en el intercambio del conocimiento científico.
- Tener capacidad de liderazgo, necesario para impulsar procesos de cambios e innovaciones en la educación y la sociedad.

La visión de futuro y los rasgos del docente del futuro son apenas dos aspectos esenciales que debemos tomarlo en cuenta en todo proceso de transformación educativa que tanto necesita el país. Si no actuamos en consecuencia, sobre todo empezando desde las regiones más atrasadas de nuestro país se corre el riesgo que nuestros cambios se atrasen. Cada comunidad campesina, cada distrito, cada colegio deberá empezar el cambio con una visión de futuro clara y una firme determinación, porque la Reforma Educativa desde el Estado todavía está amarrada de manos por la corrupción y la burocracia, si el gobierno quiere hacer una verdadera Revolución Educativa tendrá que enfrentar esa lacra, pero así como vamos, parece que tendremos que esperar un poco, mientras tanto, la revolución educativa tendrá que empezar desde abajo, desde las comunidades, desde las escuelas, pero todo depende de los pueblos, que primero tendrán que sacudirse de las visiones estrechas y pueblerinas, de los egoísmos, de la corrupción y de las conveniencias.

2 comentarios:

altoperu dijo...

buena tio guillermo estas en lo cierto, el mundo sera otra cosa el 2010

Rocío Vásquez dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.