jueves, 11 de enero de 2007

PROFE LEO: ¿CUÁLES SON LAS RAZONES OBJETIVAS?



Siempre agradezco los comentarios de los lectores, sean negativos o positivos, objetivos o subjetivos. Eso me permite aclarar las ideas. Por eso agradezco al Profe Leo por sus comentarios. En un comentario se ríe de Marco (quien me felicita por mi decisión de ir a la evaluación) de la siguiente manera: "Je, je, je, no pues marco, tú estás más despistado. El profesor arguye cuestiones subjetivas como "me considero un buen profesional", "por el bien de mi país", "para rescatar los valores", pero no enuncia, en ningún momento razones objetivas". En ningún momento menciona cuáles son las razones objetivas que debería tener en cuenta para una adecuada decisión.




Más adelante, el Profe Leo me cuestiona por ser inconsecuente de la siguiente forma: "Además me parece poco consecuente, en posts anteriores el autor de este blog cuestiona qué dónde está el dinero de las evaluaciones y otras cosas por el estilo... y ahora, abiertamente se presenta a una prueba de comprensión lectora y razonamiento matemático sin analizar las variables políticas y legales... ¡Y ESO ES LO QUE TU APLAUDES MARQUITO!". En realidad, tampoco aclara qué es ser consecuente, además que parece no haber comprendido la lectura de mi post, porque en ningún momento he mencionado "dónde está el dinero de las evaluaciones", en un post anterior solo hice una pregunta: "¿22 millones por una evaluación?". Sólo eso. No hice crítica ni cuestionamiento. Por eso, con todo respeto, habría que recomendarle al Profe Leo que se haga una evaluación sobre comprensión lectora.




Por otro lado, me pregunto: ¿qué variables políticas y legales debo analizar para acudir o no acudir a una evaluación?. Si las cosas son simples.




Los maestros nos manejamos por principios. Mi principio máximo como profesional de la educación es CUMPLIR CON MI MISION FUNDAMENTAL: PERFECCIONAR AL HOMBRE (en nuestro caso al Hombre Peruano). Esto significa, que en cualquier condición política, social, económica o cultural, debo cumplir con mi misión, porque si no cumplo con este principio esencial, dejaría de ser un maestro.




¿Cómo sé que estoy cumpliendo con mi misión?. Cuando de tiempo en tiempo me evalúo y veo el resultado de mi trabajo. Eso significa que la evaluación es una herramienta de nuestro trabajo cotidiano. Pero, como soy parte de un colectivo de maestros, nuestra colectividad magisterial se debe a nuestra Patria, al Perú. Si amamos al Perú, haremos nuestro mejor esfuerzo por educar a los nuevos peruanos, porque solo así el Perú como conjunto mejorará. Por eso no debemos temer a la evaluación que nos plantea el Ministerio de Educación, porque a la vez que es su obligación es un mandato de la sociedad. ¿Hay algo más objetivo que esto?.


No asistir a la evaluación es una decisión políticamente torpe, porque tal conducta aisló políticamente al SUTEP de toda la sociedad. Ahora, qué sector social o político apoya a los maestros. Todos están de acuerdo que debemos evaluarnos y realizar profundos cambios en la educación peruana. Por otro lado, qué ley se está violando por el hecho de plantearse una evaluación a docentes. Cada persona, en este caso cada profesor, está amparado por la Constitución y los Derechos Humanos a no ser coaccionados por nadie para tomar una decisión. Por eso, la decisión de ir o no ir a la evaluación ha sido exclusivamente personal. Pero, aquellos que se han dejado presionar por las amenazas de malos profesores o de temores de represalias del Estado, no tienen bien firmes sus principios de maestros.




Si trabajo sin ganas, con esfuerzo mínimo. ¿Cómo haré peruanos mejores?. Aquí no hay pretextos: "gano poco por eso no me capacito", "cómo voy a trabajar si me pagan poco", etc. Al final, los resultados son los que cuentan, por eso, tenemos que considerar que nuestro trabajo a desgano en las últimas décadas nos han llevado a ocupar los últimos lugares en razonamiento matemático y comprensión lectora. Por eso debemos corregir nuestros errores pasados y enrumbar por nuevos caminos para corregir esta situación de verguenza nacional.




Pero, no somos faquires ni somos iguales salidos de una fabrica en serie. Nuestro magisterio necesita ser mejor remunerada y por ello debemos luchar cotidianamente, pero esto no debe afectar a los alumnos ni dejar de lado nuestra misión fundamental. Tampoco todos somos iguales, debemos reconocer que algunos hacen esfuerzos para mejorar su trabajo profesional, otros para mejorar sus capacidades. Muchos tienen méritos ganados por esfuerzo propio, a ellos el Estado y la Sociedad deben reconocerlos mejorando su remuneración por encima de aquellos que no hacen el esfuerzo debido. De lo contrario, se cae en una gran injusticia con aquellos que hacen méritos profesionales con gran esfuerzo.




Todo lo arriba mencionado es contundentemente objetivo, no hay subjetividades. El amor por nuestro país es contundentemente objetivo y se observa en la práctica que es criterio de verdad. La subjetividad es cuando una persona CREE que está haciendo bien las cosas cuando en la REALIDAD todo le está saliendo MAL, tal como lo están haciendo los dirigentes del SUTEP. Por eso, en la presentación de este blog planteamos la necesidad de un diálogo alturado y abierto para poder aprender unos de otros y contribuir con el desarrollo de la educación en el Perú.










1 comentario:

El profe Leo dijo...

Lo invito a participar en estos foros. Encontrará usted las razones objetivas que NO PUEDE VER. Qué lástima, tantas capacitaciones, tan buen curriculum y NO PODER VER LAS VARIABLES POLÍTICAS, IDEOLÓGICAS, SOCIALES Y ECONÓMICAS QUE ENTRAN EN JUEGO en todo proceso educativo. En fin no intento cambiar su modo de pensar, pero muchas razones objetivas las encontraraá en estos foros:

http://web.informalisimo.com/index.php?option=com_forum&Itemid=4&page=viewforum&f=7


Lo invito a postear en estos foros, además la comunicación ahí es más fluida. Encontrará, inclusive, que su post YO SI VOY A LA EVALUACIÓN se encuentra en uno de los foros.

El profe Leo

http://suteregional.blogspot.com